La bandera

La bandera nacional es un símbolo del país, de todos. Por un mínimo sentido ético, (e incluso sentido común ya que tiene un efecto excluyente en el resto de la población ajeno a su partido), ningún partido político debería apropiarse de un símbolo nacional, cada partido político o agrupación debe tener sus propio símbolo representativo e identificativo. Ningún partido tiene derecho a pretender que el país es él (o suyo).
Y, teniendo en cuenta que los primeros en hacerlo fueron los que llamamos extrema derecha, aunque deberíamos considerarlos lo que realmente son: fascistas y, por tanto, antisistema, un partido que se dice democrático no debería caer en el mismo abuso del símbolo, salvo que íntimamente se sientan más ligados a estos de lo que aparentan…
Si lo que pretenden es utilizarla como propaganda… Subliminalmente solo funciona, como mucho, con un tercio de la población, el resto lo verá como burda maniobra y lo único que consigue con esto es que cada vez se exalten los deseos independentistas y el deseo de lucir otras enseñas.
A este paso van a conseguir es que hasta los madrileños nos volvamos nacionalistas independentistas e impongamos la estrellada, con las siete estrellas de la Osa Menor, nuestra bandera.

Bandera

Anuncios