La campaña más sucia

Hemos asistido a la campaña más sucia, al menos, de la que seamos conscientes, pues no cabe duda de que durante casi cuarenta años dos partidos se las han arreglado para mantenerse en el poder aparentando una confrontación que, viéndolo en perspectiva no era sino una alternancia para mantener el sistema que convenía a ambos. Y, no nos olvidemos de la jerarquía eclesiástica que desde hace más de quinientos años ha estado unida al poder ejerciendo su influencia para mantener su estatus, su prevalencia y que últimamente se está mostrando más papista que el papa. Y, recalco lo de “la jerarquía” porque también ha habido sacerdotes, curas, que realmente mantenían su fe y ejercían su labor dignamente aunque, probablemente, no eran del agrado de sus superiores, así se explica que cuando hace unos años, el papa anterior reconoció como mártires a los sacerdotes muertos en la mal llamada guerra civil del bando autodenominado “nacional”, no se tuvo en cuenta a aquéllos que murieron también, en el bando opuesto, porque se mantuvieron al lado del que era el gobierno legalmente constituido, la república.
Sin embargo, últimamente han surgido dos nuevos partidos a nivel nacional, jóvenes, con voluntad de cambio y regeración, han roto los esquemas que ya creían consolidados a perpetuidad pues en poco tiempo han adquirido una relevanza inesperada.
El miedo ha funcionado en todas direcciones. Los emergentes han venido a alborotar el gallinero, los depredadores, disfrazados de corderos, alborotaban mucho más diciendo: “¡Que viene el lobo!, ¡Que viene el lobo!!!”. Y, ha ocurrido lo más lógico y lo que esperaban quienes querían seguir controlando el gallinero, que las gallinas cloqueando y cacareando han ido a cobijarse bajo sus amos.
En esta segunda campaña y tras el fracaso de tratar de formar gobierno el pasado diciembre, Los tres partidos más afines han afilado los cuchillos y han recurrido a todas las artimañas con el apoyo de los medios más masivos, para lo único que estaban de acuerdo, demonizar y tratar de enfangar al cuarto en discordia, Unidos Podemos, que era al que ellos temían realmente y no por las falacias que repetían machaconamente sino porque temían que se les terminaran las prebendas que hasta ahora se habían adjudicado. Hasta las encuestas les han hecho el juego con el tema del sorpasso.
Mientras los tres más afines se enzarzaban, en un yo contra todos, UP trataba de llevar una campaña más amable y conciliadora, quizá han pecado de ingenuos confiando más o menos en las encuestas han tratado de conseguir un acercamiento de las izquierdas sin darse cuenta de que ya no más izquierdas, es decir, preocupación por los temas sociales y por el bien común, que ellos mismos.
Pablo Iglesias ha perdido más tiempo al entrar en el juego de definirse ideológicamente cuando no era necesario, lo importante era y es programa, programa y programa y su viabilidad y compromiso de cumplirlo siempre que sea posible, y, cuando no lo sea. compromiso también de explicarlo. No ha tenido en cuenta que los medios masivos sólo van a transmitir de sus palabras aquello que sea anecdótico e irrelevante y si encuentran algo criticable lo sobredimensionarán. Tampoco han tenido en cuenta que su mensaje no llega a zonas rurales ni pueblos pequeños, donde la información que llega es a través de medios masivos de comunicación y ya sabemos que de citar a UP será de forma tendenciosa dando una idea negativa y demonizadora y, sabemos yambién que un voto rural o de poblaciones pequeñas vale por varios de urbanitas. Así se entiende porque Rajoy se emocionaba con las alcachofas y las vacas…
Una vez pasadas las elecciones siguen tratando de confundirnos con las valoraciones que hacen de los resultados. Según nos dicen el PP ha ganado obteniendo el 30% de los votos, bien mirado esto indica que, a pesar del miedo, hay un 70% que no está por él; el PSOE, sigue perdiendo votos incluso en el que ha sido su feudo durante décadas, Andalucía, la lucha de egos e interna entre la lideresa andaluza, Pedro Sánchez y las imposiciones de los barones aposentados, les está pasando factura. Ciudadanos quiere ser el centro pero, en realidad está en medio y así como recogieron votantes de diestra y siniestra, según parece, algunos han vuelto a sus antiguas posiciones así que continúa en cuarta posición, con menos votos y pretendiendo de nuevo formar parte de una gran coalición de centro derecha…
Siguen queriendo distraernos apoyándose en las encuestas (que si no suelen acertar casi nunca esta vez se han pasado varios pueblos con la historia del sorpasso, ¿era tal vez una estrategia más de quienes manejan los hilos?), el caso es que recalcan cuánto ha perdido Podemos… Sin que sepamos siquiera que ha ocurrido con el voto rogado, ni se tienen en cuenta las reclamaciones de la marea granate, como se definen los propios emigrantes forzados a serlo para conseguir un medio de vida. Pero esto parece no interesarle a nadie…
De cualquier modo y sin dejarnos enmarañar por tanto dislate, creo que somos muchos los que pensamos que, en estos momentos, donde mejor puede actuar UP es en la oposición. La situación actual del país es catastrófica y mejor que asuma lo que se avecina quien nos ha avocado a ello; ahora, con una oposición firme que no tolere desmanes y exija las rectificaciones necesarias ya no podrán hacer y deshacer a su antojo. Esto también hará más visible la realidad de UP y tendrá mayor experiencia para las próximas elecciones que, lo más probable es que sean antes de cuatro años

Anuncios