Patrioterismo

Nunca he entendido el patrioterismo. Creo que es un invento de quienes ejercen el poder, o de quienes lo pretenden. Sí, digo “patrioterismo” porque lo considero más adecuado a la forma en que se ejerce y creo que nos inculcaron la otra definición porque nos hace más manejables, inconscientemente se asocia fácilmente a otro término mucho más útil en los momentos conflictivos: “patriotismo”, “heroísmo”.

Ya de niña no entendía lo de “las fronteras”. Me parecía absurdo que porque en los mapas trazaran unas líneas determinadas allí terminara una provincia, una región o un país. La única frontera natural que veía en el mapa de España era, en todo caso, los Pirineos, y tampoco lo justificaba del todo pues hay cordilleras más altas y no deja de ser el mismo país a un lado y otro de ellas. Las fronteras me parecían limitadoras, reduccionistas, no nos enteraríamos de que hemos salido de un lugar y entrado en otro si no fuera por los indicadores puestos en los puntos determinados por las convenciones establecidas. ¡Yo deseaba ser ciudadana del mundo!

Y sigo deseándolo. El nacer en un lugar determinado es algo meramente circunstancial, o accidental, como el apellido, el color de la piel o de los ojos, la estatura… Todo ello proviene de nuestros padres e incluso para ellos ha sido también circustancial hasta el hecho de traernos al mundo tal como somos aunque fuéramos hijos deseados. ¿De qué podemos presumir? ¿Qué mérito tiene algo que nos es dado sin arte ni parte?

Es comprensible que, al principio de los tiempos, los grupos de personas que compartían un hábitat trataran de organizarse y se erigira como jefe del clan el más capacitado para ello.
Más tarde, el afán de poder hizo que la familia dominante convirtiera el cargo en hereditario. En muchos casos, por no decir en la mayoría, fue un craso error pues se pueden heredar los apellidos, las características físicas y las costumbres adquiridas, incluso los defectos en muchos casos pero las cualidades innatas de cada indivíduo pocas veces se repiten y, de ser así, perfecto, ya las reconocerán será elegida la persona por sí misma, no por ser “hijo de”. Claro que quienes ostentaban el poder y querían conservarlo en la familia se curaron en salud con la apostilla de: “Por la Gracia de Dios”. Vaya por Dios… Entonces, ¿en cuántos casos los demás deberían apostillar su nombre con la frase: “Por la Desgracia de Dios”?
Como ocurre con los títulos nobiliarios, se hereda eso, el título, pero los méritos (más o menos acreditados), la nobleza verdadera, el “honor”, nada tienen que ver con los genes. Por eso, los herederos, han de pagar por ostentarlos y, en la mayoría de los casos, si no los adosaran al nombre nadie lo imaginaría.

Según donde cada cual ha nacido, comparte con los que le rodean un lenguaje, unas costumbres, una cultura… Pero a todo esto se ha añadido por quienes dominan el lugar, el territorio demarcado convencionalmente, unos símbolos: bandera, escudo… ; unas consignas: “Por Dios”, “Por la Patria”, “El rey”, la “República”, lo que impere en el lugar. Esto es comprensible cuando existe un ataque desde el exterior, una invasión tratando de avasallar el lugar pero es injustificable cuando se utiliza para atacar a otros. Ahí es donde se muestra lo terrible que la alienación del patrioterismo puede llegar a ser. La gran mayoría de una población se deja llevar por las consignas que dictan los que manejan los hilos del poder “Por la Desgracia de Dios” para esa gran mayoría y la de los lugares atacados que estarán dispuestos a morir “Por Dios”, “Por la Patria”… y quien ejerza el poder allí. Así, desde el principio de los tiempos y… ¿Hasta cuándo?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s