Sobre el aborto

El tema del aborto se ha tratado con gran ligereza desde el principio. Se plantea como una encuesta de “a favor o en contra”. Como si la mujer que se plantea recurrir a él, lo hiciera simplemente porque optara por la primera opción.

Yo no estoy “a favor” del aborto, ni creo que nadie lo esté. Esto no significa que pretenda oponerme a que cualquier mujer que se vea en la necesidad de abortar lo haga. Tampoco creo que nadie esté “a favor” de cortar piernas y, sin embargo, nadie se plantea prohibirlo.

Ya sé, me dirán que no es lo mismo y, efectivamente, no lo es. La amputación de un miembro es una decisión de la persona afectada, que tendrá que sopesar pros y contras, mientras que el aborto, como la maternidad, es una gran responsabilidad que asume una mujer y ¿quién puede subrogarse el derecho a decidir por ella sin compartir su responsabilidad y sus circunstancias?. ¿Acaso quienes tan arrogantemente deciden impedir el aborto se comprometen a compartir, e incluso en casos extremos, a asumir la responsabilidad de esa vida que obligan a nacer? Ningún hijo pide venir al mundo, es decisión del padre y, en la mayoría de los casos, sobre todo de la madre, que asume la responsabilidad, en este caso absolutamente cierto, hasta que la muerte los separe. ¿Cuántos niños de haber podido elegir preferirían no haber nacido?

Alguien proponía que a las mujeres que querían abortar se les enseñara una ecografía del no nato. Pues bien, yo propondría que a este señor y a quienes piensan como él se les mostrara una ecografía de uno o varios no natos de unas cuantas semanas, junto con una serie de fotografías de niños de cualquier edad que tienen una vida desgraciada, desde malformaciones a miseria, abandono, maltrato, niños soldados, niños explotados sexualmente desde corta edad… Que, en el mejor de los casos, los únicos que se preocupan por ellos son sus padres. ¿No sería primordial ocuparse de estas vidas ya nacidas para su desgracia?

Y, ¿Por qué se atreven a sentenciar prepotentemente quienes ni siquiera han sido capaces de formar una familia? Quienes utilizan a Dios como pretexto son los primeros en desoírlo. ¿No dijo Dios en la creación: “Creced y multiplicaos”? No puso excepciones. Claro que, es cierto, algunos clérigos si cumplen este mandato aunque no formen una familia.

Siguendo con las mismas fuentes, éstas dicen que el Creador les insufló vida con un soplo. Vaya, parece ser que esto da la razón a los científicos que afirman que el neonato no es persona hasta que inhala aire, respira por sí mismo.

Los abanderados contra el aborto, además de pensar en lo escrito más arriba y en lugar de utilizar fotos de niños ya nacidos para sus campañas deberían informarse mejor de lo que la ciencia ya nos muestra sobre la gestación. Y deberían saber que el feto, antes de llegar tener apariencia humana, pasa por distintas fases evolutivas, aqui pueden ver las ecografías realizadas por un médico especilista:

De un feto de 5 semanas :

http://www.youtube.com/watch?v=nk8FSC245EM

Otra de 7 semanas (2 meses de embarazo):

http://www.youtube.com/watch?v=onhNWAs23U0

Estas ecografías demuestran que lo que realmente importa es cuándo y no que se permita o no el aborto. Y, en cualquier caso, creo que es una cuestión personal e íntima de la mujer embarazada que sabe y vive sus circunstancias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s